sábado, 23 de enero de 2016

Oficios zaragozanos perdidos

Publicado el 26 abril, 2008 por Antonio Tausiet


Según Antonio Beltrán en su libro “Zaragoza. Calles con Historia” (1999):

En 1601, las cofradías o gremios que agrupaban a sus componentes en calles o plazas eran, entre otros, zapateros y chapineros, cerrajeros, corredores de aceite, colchoneros, freneros, agujeros y puñaleros, libreros, herreros, cereros y confiteros, tejedores de lana y lino, manteros, corredores de ropa, zurradores, tintureros, pelaires, mesoneros, tejedores de algodón, veleros, plateros, blanqueros, sastres, bordadores, sombrereros, torcedores de seda, esparteñeros y sogueros, velluteros, calceteros, guanteros, carreteros y cocheros, caldereros, silleros y guarnicioneros, pintores, guadamecileros y batihojas, albarderos, cesteros y naiperos. Al salir los moriscos, la ciudad se quedó sin alfareros.

Como muchos de los oficios que se nombran en esta lista no perviven hoy en Zaragoza, algunas de las palabras puede no ser comprendida. Así que aquí van unas cuantas aclaraciones, dando por sentado que el significado de zapatero, cerrajero, puñalero, herrero, confitero, tejedor, mantero, mesonero, platero, sastre, bordador, sombrerero, guantero, carretero, cochero, sillero, pintor, cestero y alfarero es de todos conocido, o al menos imaginado. Las he puesto por orden alfabético, a modo de pequeño diccionario de oficios zaragozanos perdidos. Y de paso he añadido algunos más: por un lado alcahuetas, nigromantes, comadronas, hechiceras y saludadores (términos recogidos en los estudios de María Tausiet) y por otro aguadores, arcedianos y broqueleros, presentes todavía en los nombres de tres calles zaragozanas. La lista no pretende ser exhaustiva. Sólo la he confeccionado a modo de muestra curiosa.


Aguador. Persona que distribuye y vende el agua en recipientes.

Agujero. Fabricante o vendedor de agujas.

Albardero. Fabricante o vendedor de albardas, aparejos de caballería.

Alcahueta. Persona que concierta una relación amorosa. Oficio comúnmente realizado por mujeres y asociado a la hechicería.

Arcediano. Cargo eclesiástico asociado a una catedral, dependiente del arzobispo.

Batihoja. Artífice que a golpes de mazo labra metales, reduciéndolos a láminas.

Blanquero. Enjalbegador, el que blanquea las paredes con cal, yeso o tierra blanca.

Broquelero. En origen, quien confecciona broqueles o pequeños escudos. En Zaragoza, denominación de ciertos campesinos que con ayuda de espadas y broqueles reprimieron el motín del pan de 1776.

Calcetero. Confeccionador de calzas, prenda de vestir que cubre las piernas.

Calderero. El que hace calderas y calderos, recipientes metálicos para cocinar.

Cerero. Quien adapta para su uso o vende la cera.

Chapinero. El que hace o vende chapines: chanclos de corcho, forrados de cordobán, muy usados en tiempos por las mujeres. Un chanclo es una sandalia; y el cordobán, piel de cabra.

Colchonero. En principio, el que hace y/o vende colchones. Pero es un oficio que hasta hace bien poco incluía también varear, es decir, sacar el contenido del colchón (hebras de lana) y sacudirlo al aire repetidamente con un palo hasta que se ahuecaba.

Comadrona. Persona que asiste a las parturientas. Casi siempre mujer. Asociado a la hechicería.

Corredor. El que comercia por cuenta de otro. En el párrafo aparecen los del aceite y los de la ropa.

Esparteñero. Alpargatero, persona que hace o vende esparteñas o alpargatas, calzado de lona con suela de esparto o cáñamo.

Frenero. Fabricante o vendedor de frenos para caballerías.

Guadamecilero. Persona que elabora guadamecíes o guadamacíes, objetos de cuero adornados con dibujos de pintura o relieve labrado o repujado.

Guarnicionero. QUien trabaja con el cuero.

Hechicera. Que practica la hechicería, arte de modificar los hechos mediante conjuros. Generalmente mujeres, con el fin de provocar suerte amorosa. Asociado a la alcahuetería.

Librero. Encuadernador.

Naipero. El que confecciona cartas de juego o naipes.

Nigromante. El que ejerce de adivino invocando a los muertos y al diablo. Generalmente varones, con el fin de encontrar tesoros ocultos.

Pelaire. Encargado de preparar la lana que ha de tejerse.

Saludador. Persona que se dedica a curar enfermedades mediante rituales. Cierto tipo de curandero, el que ejerce prácticas curativas al margen de la medicina oficial.

Soguero. Fabricanto o vendedor de sogas, cuerdas gruesas de esparto.

Tinturero. Tintor, el que tiene por oficio teñir.

Torcedor. Hilador, que reduce a hilo el cáñamo, el lino, la lana, el algodón, la seda, etc.

Velero. El que hace velas o las vende.

Vellutero. Quien trabaja en seda, especialmete en felpa: tejido con pelo o vello.

Zurrador. Curtidor, el que quita los pelos y prepara las pieles para su uso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...