domingo, 24 de enero de 2016

Terry Gilliam

Publicado el 9 diciembre, 2009 por Antonio Tausiet


El componente más activo e interesante de la extinta banda humorística Monty Python debutó en la dirección compartiendo labor con su compañero de grupo, Terry Jones, en Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores (1975).  Su primer proyecto personal, que escribió y dirigió en solitario, fue La bestia del reino (1977). La segunda de las tres películas de Monty Python, La vida de Brian (1979), no está firmada por Gilliam, pero éste sí aparece como coguionista, actor y diseñador de producción. Su siguiente film como director fue Los héroes del tiempo (1981). Participó realizando el fragmento de prólogo de El sentido de la vida (1983), tercer y último filme de Monty Phyton, cuyo metraje restante firmó Terry Jones.
Existen otros dos largometrajes con Monty Python como protagonistas: Se armó la gorda (1971), recopilación de sketches aparecidos en su serie de televisión, y Monty Python en Hollywood (1982), grabación de uno de sus espectáculos en directo. A estos dos se une el espectáculo de reunificación y despedida definitiva del grupo –Monty Python Live (Mostly)-, emitido en directo para cines de todo el mundo en 2014.
A partir de Brazil (1985), Terry Gilliam ha desarrollado una carrera desvinculada del grupo humorístico británico (del cual fue el único miembro estadounidense), con apuestas siempre teñidas de su particular cosmovisión, mezcla de humor extravagante, presentación de imaginativos mundos alternativos y derroche de estéticas tan recargadas como atrayentes. Todo un lujo para el mundo del cine, que no anda sobrado de genios como él. Veamos una a una sus películas.
1975 Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores
****
Adornada con los dibujos animados de Terry Gilliam, la primera de las tres películas de los Monty Python es una parodia de humor absurdo de la búsqueda del Grial por parte del rey Arturo (Graham Chapman).
1977 La bestia del reino
*
Primer proyecto en solitario de Gilliam. Un modesto joven de pueblo llegado a la ciudad (Michael Palin) logra librar a un reino medieval del acoso de un monstruo sanguinario. Buena ambientación y leve toque crítico, pero terriblemente mala.
1979 La vida de Brian
*****
Dirigida por Terry Jones, segundo proyecto cinematográfico conjunto de Monty Python. Brian (Graham Chapman) vive, a su pesar, las mismas experiencias que Jesucristo. Parodia del evangelio y crítica feroz de la desintegración de las disidencias.
1981 Los héroes del tiempo
***
Gilliam va perfeccionando su estilo con esta película irregular pero llena de hallazgos, en la que un grupo de enanos bandoleros roban a Dios el mapa del Universo y recorren distintos momentos históricos acompañados de un niño.
1983 El sentido de la vida
*****
Genialidad insuperable, última película de Monty Python. Encadena con gracia varios capítulos independientes, adornados con canciones humorísticas. Iguala en crítica inteligente a cualquier otra obra maestra del humor irreverente.
1985 Brazil
*****
Cóctel exquisito compuesto de las delirantes maneras de Gilliam para reivindicar la fantasía contra la sociedad opresora, la herencia literaria de Kafka y Orwell y el humor absurdo. Un funcionario apocado (Jonathan Pryce) contra la burocracia estatal: gana la burocracia.
1988 Las aventuras del barón Munchausen
****
Bajo un cascarón de film infantil, entrañable película de aventuras, imaginación y humor. Un viejo aristócrata recluta a sus antiguos criados para salvar a Viena del asedio turco.
1991 El rey pescador
*****
Sólido drama sentimental de guión ajeno sobre la redención de un cínico (Jeff Bridges) y su encuentro con un vagabundo loco (Robin Williams) que busca el Grial. La novia del cínico (Mercedes Ruehl) completa un trío de actuaciones genial.
1995 Doce monos
***
Un preso del futuro (Bruce Willis) es enviado al presente para intentar evitar una pandemia provocada. O quizás todo es fruto de la mente enferma de un paranoico. Entretenida.
1998 Miedo y asco en Las Vegas
****
Un periodista (Johnny Depp) y su abogado (Benicio del Toro) viajan a la decadente Las Vegas con la excusa de un reportaje. El consumo de todo tipo de drogas transforma la trama en una sucesión de escenas delirantes. Fielmente basada en la novela homónima.
2002 Lost in La Mancha****
Brillante y deprimente documental que muestra en directo la acumulación de desastres alrededor del intento de rodaje en 2000 de “El hombre que mató a Don Quijote”. Incluido en esta lista por su relevancia, no está dirigido por Gilliam.
2005 El secreto de los hermanos Grimm
**
Irregular y algo aburrido guión ajeno que fabula una trepidante y fantasiosa vida de los famosos recopiladores de cuentos alemanes. Actores famosos, buena ambientación.
2005 Tideland
***
Desagradable y atractiva fantasía infantil de terror. Una niña que vive en un entorno hostil acomoda la realidad a su conveniencia. Poesía bizarra construida juntando personajes al límite.
2009 El imaginario del Doctor Parnassus
*****
Un anciano recorre el Londres actual con su carromato de circo ambulante. Fenomenal versión de Fausto, con todas las mejores características del cine de Gilliam, incluido el exceso. No tiene desperdicio, de principio a fin. Magníficos personajes principales, sin excepción.
2014 Teorema Zero
****
Una nueva visión amarga sobre el futuro (presente), como Brazil, con guion ajeno pero con el sello genuino del director. Magnífico Christoph Waltz como el abrumado protagonista antisocial. Repleta de detalles humorísticos geniales, no le gusta a casi nadie.
2017 El hombre que mató a Don Quijote
En fase de eterna preproducción, con Robert Duvall de protagonista, Gilliam retoma ¿definitivamente? su proyecto abortado en 2000. Un publicista que viaja en el tiempo es confundido con Sancho por Don Quijote.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...